Loading...

“Me sorprende como se rasgan las vestiduras diciendo que me tengo que ir procesada. Mauricio Macri asumió su cargo estando procesado y obtuvo un rápido sobreseimiento apenas se convirtió en presidente”, le dijo ayer a PERFIL la Procuradora General, Alejandra Gil Carbó, apenas enterada de su citación a indagatoria.

“Me sorprende como se rasgan las vestiduras diciendo que me tengo que ir procesada. Mauricio Macri asumió su cargo estando procesado y obtuvo un rápido sobreseimiento apenas se convirtió en presidente”

La funcionaria tendrá que presentarse a declarar después de las PASO en el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py 2002. La acusan de irregularidades en la compra de un edificio en donde hoy tiene su despacho.

El llamado a indagatoria se firmó ayer, ultimo día de actividad judicial antes de la feria invernal. El juez Julián Ercolini hizo lugar al pedido que el martes pasado le formuló el fiscal Eduardo Taiano por delitos de “fraude en perjuicio de la administración pública, abuso de autoridad, cohecho, tráfico de influencias y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública”.  Ercolini le puso fecha a la citación para el 31 de agosto, para cerrar una lista de diez sospechosos que deberán explicar por qué se pagaron millonarias comisiones para la  adquisición por $43.850.000 del edificio de la calle Perón 667.

“Desde octubre de 2015, aún antes de asumir la Presidencia, sufro hostigamiento y amenazas.”

Gils Carbó apunta directamente al Presidente. “Desde octubre de 2015, aún antes de asumir la Presidencia, sufro hostigamiento y amenazas. No solo en boca del Presidente sino también en redes sociales, publicando fotos de mi casa, alentando a escraches y amenazando a mis hijas”.

Gils Carbó había dicho esta semana que el fiscal Taiano estaba siendo sometido a muchas presiones para solicitar su indagatoria. Cuando le preguntaron quién estaba detrás de esas presiones, respondió: “El Gobierno”. Y puso un nombre: “Mauricio Macri”. “El Presidente ha encabezado claramente (las presiones) para poner a un hombre de su confianza al frente de la Procuración. Ya lo hizo con Martin Ocampo (hoy ministro de Seguridad porteño) cuando estuvo al frente del Gobierno de la Ciudad. Eso implica que todos los fiscales pueden perder su independencia. Y yo no lo puedo permitir”.

Loading...

 

Anuncios