Loading...

De la lectura pormenorizada de las comunicaciones de los gendarmes sobresalen dos aspectos llamativos y peligrosos al mismo tiempo.

Por un lado, una marcada bronca u odio hacia la comunidad mapuche.

Los gendarmes rasos no hablan del RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) sino que directamente utilizan todo tipo de adjetivos despectivos para referirse a ellos: “Indios, roñosos, mapu, vagos” y cualquier otro tipo de insultos.

También surge otra línea de conducta de los gendarmes más jóvenes, que es un fuerte enojo con sus superiores.

Y ese enojo, muchas veces tiene que ver con que no “reprimen más” a los integrantes de la comunidad.

“Qué indios de mierda como no los matan a todos”, escribió Ramón Vera, el 8 de agosto a las 12.41. Luego de la desaparición forzada de Santiago Maldonado se realizaron varias manifestaciones enfrente del Escuadrón 36 (Esquel).

En los documentos enviados por la Policía Federal hay varios videos de ese momento, tomados desde el interior del regimiento.

En esa ocasión, alguien de los presentes quemó una bandera argentina. Los gendarmes explotaron en insultos y un poco más. “Los que bajaron la bandera (de Gendarmería) no son argentinos sino terroristas y habría que reprimirlos con dureza”, sostuvo un gendarme que no fue identificado en el informe de la PFA.

Loading...
Fuente: Página/12

 

Anuncios