Loading...

Se activó ayer la purga de unos 450 gremios que serán dados de baja a través de la firma de una disposición del Ministerio de Trabajo de la Nación, a cargo de Jorge Triaca, para depurar los sindicatos creados bajo la gestión de Carlos Tomada.

La medida golpea en especial a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) de Hugo Yasky y Pablo Michelli aunque mantiene a salvo las principales ramas nucleadas en la Confederación General del Trabajo (CGT).

Respiran esta vez Hugo y Pablo Moyano a quienes no alcanza la DI-2017-17-APN-DNAS#MT firmada ayer por la directora nacional de Asociaciones Sindicales, Karina Palacios, para excluir del Registro Especial de Asociaciones Sindicales a los gremios “flojos de papeles” que “no hayan acreditado en el plazo de 3 años a la fecha de publicación de la presente, su actividad operativa y el cumplimiento de sus obligaciones legales periódicas establecidas en la Ley 23.551”.

La disposición que ya estaba a la firma la semana pasada opera políticamente en dos planos. Por un lado, depura el inventario de casi 3.000 gremios existentes en el país para ordenar el mapa sindical y fortalecer así la representatividad concentrada de la CGT en detrimento de otras expresiones de trabajadores más chicas nucleadas en la CTA.

Pero también funciona como un mensaje a los gremios más combativos que ayer y la semana pasada marcharon contra la reforma laboral encabezados por Yasky y Moyano hijo. En la mira aparecen los metrodelegados enfrentados con gremios ortodoxos como la UTA de Roberto Fernández.

Para concretar esta purga, el Gobierno nacional apeló a la Ley de Asociaciones Sindicales, 23.551, y puso en la mira a los gremios bautizados por el kirchnerismo que, vía Tomada, apuntaban a debilitar y diluir la representación de la CGT.

La gentileza a la central obrera se explica también a partir del respaldo de los triunviros Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer al proyecto de reforma laboral enviado por la Casa Rosada al Senado con la intención de ser sancionado entre el miércoles 20 y 27 en sesiones extraordinarias. El artículo 3 de la disposición firmada ayer en el Ministerio de Trabajo, en paralelo con la marcha de ATE, CTA y piqueteros a Congreso-Plaza de Mayo, otorga a las entidades gremiales en su artículo 3° “el plazo extraordinario de 60 días a partir de la publicación de la presente, a los fines de acreditar el cumplimiento de los requisitos de funcionamiento exigidos por la Ley 23.551 que hacen al mantenimiento de su vida institucional y así procurar su mantenimiento en el Registro mencionado”

Fuente: Ámbito

Loading...
Anuncios