Crece la compra de útiles escolares usados por las fuertes subas de precios

Relevamiento sobre 22 artículos típicos de la canasta escolar los encontró, en promedio, un 27% más caros que hace un año, con especial impacto en los de papelería.

Repuestos de 480 hojas que hace un año se conseguían a $ 290 ya se ven a $ 375 (29% más), otros pasaron de $ 199 a $ 279 (40%), y una caja de 288 hojas se fue de $ 129 a $ 175 (36%).

En resmas A4 se hallaron saltos del 36% y en cuadernos rondaron el 34% (uno forrado de tapa dura y 100 hojas pasó, por ejemplo, de $ 88 a $ 119). Hubo aumentos del 28 al 35% en los pegamentos y del 18 al 33% en las cajas de lápices comparadas, entre otros casos. Las subas del papel, a su vez, impactan en las de las fotocopias, que según el gobierno porteño ya valen $ 1,58 cada una, 33,9% más que hace un año.

Hk6doUQDz_930x525__1.jpg

loading...

En la misma línea, Consumidores Libres relevó subas del 28% en promedio para una lista 41 productos que incluye guardapolvos y calzado. Otro estudio, de la consultora Focus Market, detectó alzas en torno al 26%. Mientras que en la Cámara Argentina de Papelería, Librerías y Afines (CAPLA) dijeron que los ajustes promedian «entre 22 y 24%».

«El aumento en general vino impulsado por la suba del dólar y la inflación. En papelería una de las principales causas fue el aumento de la celulosa a nivel internacional», explicaron en la cadena de librerías Staples, donde dicen que sus subas promediaron el 17%. «En los productos más relevantes de la canasta escolar, el aumento ronda el 23% para los precios sugeridos», indicaron en la marca BIC.

De cualquier modo, los números reflejan la foto de hoy. Pero se espera que los precios actuales, fijados mayormente en noviembre, no duren mucho tal como están. Es porque el dólar saltó un 13% desde diciembre y eso ya empezó a impactar en los precios mayoristas de los productos escolares, que tienen un alto componente importado.

Las familias, tras hacer cuentas, también exploran otras estrategias para bajar el gasto. Entre las clásicas están aprovechar descuentos con tarjetas -que este año llegan al 30%- y comprar en los mayoristas, donde el desfile de padres ya empezó.

Otros, de manera creciente, apuestan a venderles a otros padres por Internet lo que sus chicos dejaron de usar y comprar productos usados en buen estado a una fracción de sus valores a nuevo.

Se hace en especial con libros, manuales, mochilas, uniformes, guardapolvos y útiles de alto costo, a través de plataformas como Mercado Libre, LetGo y OLX. Y hasta acaba de surgir un sitio especializado en el rubro -Aclases.com- que facilita estas compraventas con cuotas y con entregas a domicilio, bajando -afirman- hasta 70% los gastos del inicio de clases.

«Cada padre pone en venta entre 15 y 30 productos en desuso, por cerca de $ 3.000. Y ese dinero luego les ayuda a comprar la nueva lista, que también pueden conseguir de segunda mano a precios al menos 50% menores. Así se produce el ahorro», cuenta Guillermo Arias, CEO y cofundador de Aclases.com.

«Crece la demanda de productos usados y los escolares no son la excepción», suma Carla Lanzilotta, gerente de OLX en Argentina. «Muchos ponen en venta combos escolares, libros de inglés y manuales -cuenta-, y para los compradores el usado es una excelente forma de ahorrar.»

Fuente: Clarín

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!