Fallo inédito: los trolls de Marcos Peña podrían ser condenados a cientos de horas de trabajo comunitario

Una mujer inventó una cuenta de Twitter y desde allí denunció a un hombre por haber cometido una serie de delitos. Las acusaciones se viralizaron y el apuntado sintió que eso afectaba su nombre y su honor.

La historia podría haber terminado en un par de tuits y pasado al olvido. Sin embargo, la víctima fue a la Justicia y al cabo de un año convirtió su caso en el primer precedente judicial sobre el que habrá que estar alerta: publicar en redes sociales una incriminación falsa puede terminar en una condena.

Esa es la historia del empresario Marcelo Frydlewski y la abogada Mónica Lang, quien terminó condenada por la Justicia nacional a 150 horas de trabajo comunitario a cambio de su sobreseimiento en el delito de calumnias e injurias.

DWPqzpuX4AE8TTn.jpg
Marcelo Frydlewski, víctima de las injurias, junto a su esposa la abogada Ana Rosenfeld

Lang creó la cuenta @EVAargentina20 en febrero del año pasado y el 22 de ese mes disparó una serie de tuits que vinculaban a Frydlewski con una serie de delitos. El 3 de mayo de 2017, el hombre, a través de sus abogados, la denunció por calumnias e injurias ante la Justicia en la Capital.

En noviembre el Tribunal Oral Criminal 22 porteño celebró una audiencia de conciliación prevista para este tipo de delitos. La querella, a cargo de Jorge Monastersky y la esposa de la víctima, Ana Rosenfeld, solicitó que Lang retracte a través de la publicación por tres días en dos diarios nacionales, y el pago de $ 1.000.000, que serían donados a una entidad de bien público.

loading...

Sin embargo, la imputada respondió que no contaba con los medios para afrontar esa suma de dinero, por lo que Monastersky pidió al juez Angel Gabriel Nardiello, del Tribunal 22, que Lang realice 150 horas de tareas comunitarias, con el argumento de que el destino que daría su cliente en su primer pedido económico cumpliría la misma función social.

La mujer intentó remediarlo con tuits que rectificaran lo enunciado en febrero, pero los abogados de Frydlewski se negaron por su escasa cantidad de seguidores.

«En la audiencia se hizo alusión a que hay que tomar conciencia de que acusar falsamente a una persona de la comisión de un delito en las redes sociales, en este caso Twitter, es un hecho grave que causa un gran daño en lo personal y profesional a una persona y que la Justicia no puede permitir que estos hechos sigan sucediendo y que no tengan consecuencias», explicó Monastersky.

Así, el juez Nardiello dictó sentencia: sobreseyó a Lang (la condena por calumnias e injurias hubiera sido una multa de $ 20.000) a cambio de que aporte 150 horas de tareas comunitarias en el centro Cáritas más cercano a su casa y la publicación de la parte dispositiva del fallo en dos diarios nacionales durante tres días, incluido un domingo (día de mayor tirada).

«Es un caso testigo. En las redes es cotidiano que cualquiera acuse a cualquiera y eso provoca un daño enorme y afecta la reputación online de la persona», explicó a Infobae Monastersky, y fue claro: «La resolución judicial viene a poner en claro que decir cosas en las redes sociales tiene sus consecuencias».

Fuente: Infobae

4 comentarios

  1. Buena noticia!!!No solo los trolls de Peña sino todos los que injurian porque se dejan llenar de odio o por los prejuicios que destilan en las redes sociales.

  2. Nahuel: si esta denuncia por calumnias e injurias tuvo una resolución favorable, es de esperar que, quien sea calumniado e injuriado por los trolls del gobierno, pueda demandar esperando el mismo resultado…

  3. No veo que tiene que ver con los trolls pro de call center, pero seria bueno que los metan presos por lo que hacen.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!
A %d blogueros les gusta esto: