Una multitud de personas “metieron las patas” en la fuente de Plaza de Mayo como aquel histórico octubre del 45

Decenas de personas volvieron al viejo ritual peronista de poner «las patas en la fuente» de la Plaza de Mayo como aquel histórico 17 de octubre de 1945. 

Mientras se concretaba el traspaso de mando, con Alberto Fernández de presidente y Cristina Kirchner de vicepresidenta, sus seguidores que no soportaban el intenso calor frente a la Casa Rosada decidieron volver a un viejo ritual peronista: poner “las patas en la fuente” de Plaza de Mayo.

La primera vez que se produjo la escena fue el 17 de octubre de 1945, durante lo que más tarde fue bautizado como “Día de la Lealtad peronista».

En aquella ocasión, una masiva movilización obrera y sindical fue impulsada desde las fábricas y se dirigió a Plaza de Mayo para reclamar la liberación al secretario de Trabajo y Previsión Social de la Nación Juan Domingo Perón, quien se encontraba detenido por orden del ministro de Guerra, Eduardo Ávalos. Había perdido el apoyo de sectores del Ejército y del gobierno de facto que integraba. Pero ese día, la multitud de trabajadores coreó el nombre del coronel y lo proclamó candidato a presidente. Y fue posteriormente liberado. La historia siguiente es conocida.

Para el ideario peronista, colocar “las patas en la fuente” es un gesto con un fuerte significado político, ya que es un símbolo “fundador” del movimiento que llevó al poder al general Juan Domingo Perón y que cambió para siempre a la política argentina.

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar