Loading...
Mundo

Nueva jornada de protesta para hacer retroceder al Gobierno francés en la reforma a la jubilación

La organización de trabajadores moderada CFDT se une en protesta para que el gobierno francés de marcha atrás con la reforma del sistema de pensiones. 

La relación entre el gobierno y los sindicatos franceses por la reforma de las pensiones entra este marte en una nueva fase con una jornada de huelgas y manifestaciones a nivel nacional. La jornada, será la tercera, desde lo que va del 5 de diciembre y pondrá a prueba «la capacidad de movilizaciones de los opositores a la reforma». También permitirá al presidente, Emmanuele Macron evaluar si desactiva o no la crisis antes de las fiestas navideñas. Por primera vez, se suma a la manifestación el principal sindicato de Francia, el moderado CFDT.

Esta puede ser la ultima oportunidad para que los transportes y las calles de Francia vuelvan a la normalidad antes del fin de año. Los sindicatos lo saben y, es por ello, que durante este martes harán una apuesta a «todo o nada» para que el gobierno retire su controvertida reforma del sistema de pensiones.

En la primer manifestación nacional, hace tres días, 806.000 personas salieron a las calles de las principales ciudades del país galo, según indicó el Ministerio del Interior. El pasado 10 de diciembre la cifra descendió a 339.000, aunque, la presencia de la CFDT será hoy la principal novedad de la tercera convocatoria donde se espera que miles de personas salgan a las calles de París y otras ciudades para que el proyecto que puede trasformar el antiguo sistema de pensiones quede en el pasado, un tema muy delicado en Francia.

Por su parte, la capital parisina acogerá la manifestación que partirá pasado el mediodía desde la plaza de la República y también habrá protestas en ciudades como Marsella, Lille, Lyon o Toulouse.

La huelga de transporte que paraliza la ciudad comienza a tomar efecto en la vida de los ciudadanos, quienes, para seguir con su vida normal recurren al teletrabajo, automóviles compartidos o a caminar. Además, otros optan también por tomar bicicletas y monopatines, lo que ha hecho estallar en un 40% el número de accidentes de vehículos de dos ruedas en la capital francesa.

A la huelga en los transportes se suman otras. Las aerolíneas redujeron en 20% sus vuelos programados el martes desde el aeropuerto parisino de Orly, el segundo más grande de Francia, debido a una huelga de controladores aéreos.

«¡No aguantamos más!», se queja Sylvie Baheux, una profesora de educación física, con un monopatín en la mano. «Normalmente me toma dos horas, ida y vuelta, ir a trabajar. Desde que comenzó la huelga, es el doble», añade exasperada este mujer de 55 años.

Pero los sindicatos, no quieren dar su brazo a torcer, y estiman que el plan del gobierno, que busca fusionar los 42 regímenes de pensiones existentes en un sistema único y atrasar de dos años la edad de jubilación para recibir una pensión completa, es una «regresión» social.

El principal nudo de la reforma es la llamada edad pivote o de equilibrio, fijada en los 64 años, edad en la cual los franceses podrán cobrar toda su pensión, aunque, la edad legal de jubilación continuará siendo a los 62 años. La CFDT, favorable al resto de la reformar, se opone frontalmente a esta medida, la cual tiene por objetivo alargar la vida laboral y aliviar la carga financiera que supone el envejecimiento de la población y el alargamiento de la esperanza de vida. Philippe ha tendido la mano a Laurent Berger, líder del sindicato y ha dado a entender que los 64 años son negociables.

M.G

Loading...
Etiquetas
Mostrar más

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios