Trump se acerca a Maduro en Venezuela y toma distancia de Guaidó

En un giro inesperado para la tensa relación entre los Estados Unidos y Venezuela, Donald Trump se mostró abierto a juntarse y dialogar con Nicolás Maduro. Así lo hizo saber en diálogo con Axios, un medio digital que entrevistó en exclusiva al presidente estadounidense.

“Quizá podría pensarlo… A Maduro le gustaría reunirse. Y yo nunca me opongo a las reuniones, raramente me opongo”, declaró el mandatario. Y explicó: Siempre lo digo: vos perdés muy poco en las reuniones. Pero, en ese momento, las he rechazado”.

Nicolás Maduro y el mandatario chino Xi Jinping.

Según el sitio, un exoficial de la Administración Trump confesó que el Gobierno de Caracas intentó dos veces, en 2017, concertar un encuentro con el presidente estadounidense, lo cual era una “preocupación recurrente” para sus filas y la oposición venezolana.

Además, Donald Trump sugirió dudas sobre su decisión de reconocer a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela: “Guaidó fue elegido. No estaba necesariamente a favor, pero dije: “A algunas personas les gustó eso, a otras no», entonces estaba ok”.

Y sobre el autoproclamado mandatario, que fracasó en el control del poder a pesar del apoyo de los Estados Unidos y de decenas de otros países, Trump agregó: “Podría haber vivido con él y sin él, pero estaba muy firmemente en contra de lo que está pasando en Venezuela”.

Como apunta Axios, una cita entre Donald Trump y Nicolás Maduro conmocionaría al mundo, pero sobre todo a la Administración estadounidense, que invirtió mucho en bancar a Juan Guaidó, incluso con una acusación de narcoterrorismo al presidente venezolano.

Donald Trump junto a Juan Guaidó.

Asimismo, el portal cita un fragmento de La habitación donde sucedió, el libro revelador del exasesor de Seguridad Nacional estadounidense John Bolton, quien saca a la luz: Trump “pensaba que Guaidó era “débil”, a diferencia de Maduro, que era “fuerte””.

Mientras tanto, Rusia, Irán y China conforman un soporte para Venezuela y rompen el bloqueo diagramado por la Casa Blanca. Este movimiento no solo debilita la injerencia de Washington sobre la región, sino que potencia la influencia global del gigante asiático.

A ellos se les podría sumar México, cuyo presidente, Manuel López Obrador, le vendería gasolina al Gobierno venezolano, a pesar de las restricciones impuestas por los Estados Unidos: “Nadie tiene derecho a oprimir a otros, ninguna hegemonía puede aplastar a ningún país”.

Agustín Francisca

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!