¿Cuál es la verdadera situación sanitaria en Jujuy?

En los últimos días, circularon videos donde se observaba a habitantes de Jujuy, más precisamente de la localidad Libertador, cavando fosas comunes para sus familiares fallecidos por Coronavirus. En diálogo con Crónica, el doctor Carlos Rafael Gaspar (M.P 2174) afirmó que la semana pasada 14 personas fallecieron en sus domicilios en dicha localidad debido al colapso sanitario, y que esto se repitió en las localidades de San Pedro y Perico.

El Dr. Gaspar denunció abiertamente que los datos oficiales no condicen con lo que se vive en la provincia, ya que, según él, no se realizan los testeos correspondientes. La realidad es que, al menos los datos públicos no coinciden: por ejemplo, mientras el reporte diario del Ministerio de Salud confirmó 318 casos el 11 de agosto -lo que constituyó un nuevo récord- el Comité Operativo de Emergencia (COE) de la provincia publicó 155 casos confirmados. Esto puede deberse a un desfasaje en la trasmisión o publicación de datos, pero sin dudas se dificulta tener información precisa sobre la región. Los casos totales también difieren entre ambas entidades.

Jove tuvo que cavar una fosa para su madre que murió de covid-19.

Según datos del COE, Jujuy suma en total 4238 personas contagiadas, de las cuales 2912 se han recuperado y, lamentablemente, 108 fallecieron. Este domingo, en conferencia, el gobernador Morales afirmó que la provincia está “al borde del colapso de camas críticas, con un 93% de ocupación”. Esto se debe a que tiene una gran escasez de recurso humano: de 120 camas, sólo se pueden usar 60 debido a la falta de terapistas. Por este motivo, el gobierno nacional envió 24 profesionales a la región. Acorde al periodista Alberto Siufi, la incorporación de personal permitió que se habilitaran más camas, lo que llevó a un descenso en el porcentaje de ocupación. El periodista estimó que el mismo rondaría entre 60 y 65 porciento.

En este contexto, Gerardo Morales decidió clasificar la provincia entre “zonas rojas” y “zonas amarillas”, permitiendo en las últimas la apertura con protocolo de comercios y deportes individuales. “Si no abrimos actividades, se pone en riesgo los puestos de trabajo para los trabajadores formales e informales”, explicó. Además, aseguró que habrá que convivir con el virus y que eso exige responsabilidad social e individual.

La figura del Gobernador se vio bastante cuestionada en estos últimos días, luego de promover en televisión pública la automedicación como recurso para enfrentar al coronavirus. Morales le sugirió a los habitantes autoadministrarse la droga azitromicina y logró que, a la mañana siguiente, esta se agotara en las farmacias de la capital jujeña. A su vez, se publicó un flyer oficial indicando cómo consumir dicha droga, entre tantas otras. Esto le valió al gobernador una denuncia penal por infringir el artículo 208 del Código Penal, que afirma “será reprimido con prisión de quince días a un año el que, sin título ni autorización para el ejercicio de un arte de curar o excediendo los límites de su autorización, anunciare, prescribiere, administrare o aplicare habitualmente medicamentos, aguas, electricidad, hipnotismo o cualquier medio destinado al tratamiento de las enfermedades de las personas, aun a título gratuito”.

En este marco, se encuentra en investigación la muerte de un hombre jujeño de 50 años que consumió dióxido de cloro con el fin de alivianar síntomas gripales. Promover la automedicación es sumamente peligroso e irresponsable, y más si proviene del mismo Estado.

Antonella Bartolozzi

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!