Esmeralda Mitre: “Quiero entrar al diario La Nación para darlo vuelta”

Esmeralda Mitre, hija del fallecido director del conservador diario La Nación, Bartolomé Mitre, se encuentra en medio de una lucha intestina con sus hermanos, y la última pareja de su padre, la ex-modelo Nequi Galotti, por la repartija de la multimillonaria herencia del finado.

En medio de este conflicto, la mediática sacó a la luz un serie de manejos espurios de su tradicional familia, que aparentemente, durante décadas, utilizó toda serie de artilugios contables para esconder ilegalmente su dinero, de dudosa procedencia, fuera del país.

Esmeralda, junto a un busto de su antepasado Bartolomé Mitre, quien fuera presidente de la Nación.

Entrevistada por El Diario, la ex-mujer de Darío Lopérfido expuso:

“Mis hermanos querían que yo herede menos, pero decidí buscar la verdad y encontré fondos de inversión que mi padre tenía escondidos”.

-¿Por qué decís que tus hermanos querían que “heredes menos”?

-Quisieron quedarse con la casa de mi madre, la de Barrio Parque, donde vivimos ella, mi padre y yo hasta que mis padres se separaron. Yo digo que es el matrimonio más legítimo porque estuvieron juntos 25 años y habrá sido la etapa más pudiente de mi padre, en los noventa.Entiendo que las ganancias de mi madre son mucho mayores, pero eso no es su culpa y mucho menos la mía. Mi hermano Bartolomé quiso hacerse el administrador de la sucesión y empezaron a aparecer cosas raras. Eso generó una disputa muy grande entre nosotros. Yo quería que cada uno tuviera su parte, repartida por igual. Pero ellos abrieron la sucesión a espaldas mías.

-¿Cómo está ahora la relación con ellos?

-No hablo con mis hermanos. Con Dolores sí tuve un acercamiento hace poco. Ahora están de mi lado porque cuando empecé a investigar encontré muchísimas cosas que mi papá tenía escondidas. Cosas a su nombre, como cuentas en el exterior y fondos de inversión. Ahí se dieron cuenta de que les convenía. Estamos llegando a un primer acuerdo que sería poner en venta los bienes, que es “lo menor” del patrimonio. Luego hay que poner en orden las acciones, las cuentas, el dinero…

-¿Y con Nequi…?

-A Nequi la defendí públicamente y en la intimidad de la familia también. Ahora es una persona a la que desconozco. Yo dije, y reafirmo, que no creo que esté capacitada para llevar adelante la herencia y el trabajo de mi padre. Me parece que es obvio por qué. Yo la respeto, es modelo y lo hace muy bien. Pero nunca participó del diario, no sabe nada de periodismo.

-¿Pero qué pasó entre ustedes?

-En principio reclamó como parte de la herencia este departamento, que es mío porque lo compré cuando me casé con Darío. No sé por qué, no lo entiendo. Y sí, pasó algo, pero no lo quiero contar porque sería muy vulgar de mi parte ventilarlo.

-Decís que ella no, ¿pero vos sí estás capacitada para ocupar un puesto de dirección en La Nación?

-¿Sabés por qué no estoy al mando de La Nación? Porque todavía no heredé. Quiero entrar en el diario, claro, pero no con un puesto. Quiero entrar como accionista para darlo vuelta.

-Es un medio muy tradicional como para “darlo vuelta”.

-Pero así, así como está no funciona. No tiene ningún sentido, no lo lee nadie. ¡Y es el diario más importante del país! Y como no es un multimedio, es muy fácil transformarlo. Tiene que ser un negocio que dé ganancias. Pero para eso hay que tener ideas, no ser un paracaidista. Y la gente que hoy está en el diario es paracaidista. No tiene contactos con la gente del poder ni de la comunicación.

-¿Qué opinas del nombramiento de Fernán Saguier como el nuevo director de La Nación?

-Me parece que está bien porque él era subdirector. Y mi hermano quedó como director de la Sociedad Anónima… Mi padre, ojo, era “todo” de todo.

-¿La dirección le correspondía a tu hermano Bartolomé?

De mi hermano no voy a hablar pero te voy a contestar esto: él tiene que estar como director de la Sociedad Anónima de La Nación por el tipo de acciones que tenemos nosotros. Es una obligación, ¿se entiende? Y además se llama Bartolomé Mitre y es muy importante que el diario siga teniendo ese nombre, porque la gente lee el diario por Bartolomé Mitre. Es así.

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!