Japón recupera el material más antiguo conocido

La agencia espacial japonesa ha confirmado que su sonda espacial Hayabusa 2 ha traído de vuelta a la Tierra muestras del asteroide Ryugu, que orbita entre Marte y la Tierra a una distancia mínima de casi 100.000 kilómetros.

Ryugu es como una cápsula del tiempo que ha permanecido casi intacta desde la formación del sistema solar, hace unos 4.500 millones de años.

Tras un viaje hacia Ryugu que comenzó en 2014, la sonda comenzó a orbitar este pequeño cuerpo de menos de un kilómetro de diámetro. Desde entonces la nave ha ido aguijoneando al asteroide con un “cuerno robótico” diseñado para captar muestras tanto de la superficie como de su interior, al que ha accedido disparando proyectiles de metal para abrir cráteres.

Es la segunda vez que los japoneses recuperan material de un asteroide, pero esta es la primera vez que han conseguido cantidades significativas de suelo.

Los granos de tierra negra que pueden verse en la cápsula de recolección de la sonda son un material virgen imposible de encontrar en la Tierra y que puede aclarar cómo se formaron los planetas.

La sonda lanzó al espacio las cápsulas herméticas con las muestras recogidas durante su último acercamiento máximo a la Tierra.

Tras su reentrada en la atmósfera, el cargamento cayó en Woomera, al sur de Australia, la semana pasada, donde fueron localizadas y enviadas a toda prisa hacia Japón.

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!