Axel Kicillof continúa su avance contra los “chetos evasores”

Luego de que el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, pusiera en marcha un plan para la regularización impositiva de los countries en el territorio bonaerense, resultante en ARBA intimando a más de 100 barrios cerrados, ahora la gestión de Axel Kicillof avanza sobre la evasión en torno a yates, y otras embarcaciones de lujo.

Al menos 37.000 propietarios de yates, lanchas y veleros fueron intimados por la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) por falta de pago de impuestos.

La máxima autoridad fiscal de la provincia aseguró que los dueños de las embarcaciones adeudan más de $2.305 millones por un tributo que grava a las embarcaciones deportivas .

Las autoridades de ARBA sostuvieron que no se justifica la morosidad de los contribuyentes a los que identificaron de “alto poder adquisitivo” y señalaron que el objetivo de las intimaciones es cobrar un impuesto que tiene un incumplimiento del 70%.

El operativo fue dirigido de forma bipartita contra los dueños y los clubes náuticos o amarras de embarque. Los últimos funcionan como agentes de información del fisco y tienen la obligación de avisar sobre la cantidad de barcos que tienen registrados.

“Buscamos recuperar deuda y mejorar la cobrabilidad en el tributo a las Embarcaciones Deportivas, que registra un importante nivel de incumplimiento”, dijo Cristian Girard, el titular de ARBA.

Luego agregó: “Es muy injusto que la mayoría de la población cumpla con sus impuestos y una minoría privilegiada no. Estamos comprometidos con reducir la evasión y lograr una estructura fiscal más progresiva, en la que cada sector tribute en función a su capacidad contributiva real”.

Desde ARBA alegan que la mayoría de las personas que no pagan son residentes de la Ciudad de Buenos Aires. Si bien el impuesto es de carácter provincial, el tributo a las embarcaciones deportivas depende del lugar donde se encuentren fondeadas y no del domicilio real del propietario.

Los municipios donde se registró mayor incumplimiento son de zona norte. Tigre, San Fernando y San Isidro son los que más adeudan seguidos por Vicente López.

De acuerdo con el funcionario los barcos de recreación estaban amarrados o tenían guardería en jurisdicción bonaerense, pero sus dueños nunca los habían declarado ante el fisco provincial para evitar pagar el tributo correspondiente.

El impuesto se cobra anualmente y quienes están alcanzados pueden pagarlo en dos tramos en marzo y noviembre. El precio que se debe abonar depende del tamaño de la embarcación. El velero más chico paga $938 y el más grande $12.900 mientras que un barco a motor puede pagar entre $504 y $15.000 según su tamaño.

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!