Clínicas, sanatorios y hospitales porteños, al borde del colapso

El portal de noticias Data Clave realizó un exhaustivo relevamiento de los efectores de salud privados y públicos de la Ciudad de Buenos Aires y pudo verificar que el nivel de ocupación de las camas críticas es superior al 90 por ciento.

Los médicos de la primera línea de combate alertan sobre la situación crítica que se viven en los centros. Los hospitales y clínicas privadas hablan de estar “al borde del abismo” con pacientes derivados, sin atender y con necesidades de atención.

El sector privado, al que acuden ocho de cada diez porteños, ya no da abasto con la demanda: hay pacientes que se derivan a instituciones del conurbano, otros deben esperar horas en una ambulancia antes de conseguir camas.

En el sector público, aunque el gobierno porteño solamente acusa una ocupación menor al cincuenta por ciento en unidades de terapia intensiva, muchos hospitales están trabajando al borde de la saturación y en otros ya no hay vacantes.

Las prepagas más importantes de país tuvieron que buscar hoteles para alivianar la cantidad de demanda.

Estamos haciendo un decantamiento en hoteles

“Estamos haciendo un decantamiento en hoteles para los casos leves, para desagotar el sistema más crítico, que son las camas UTI y las de sanatorios y clínicas, en los hoteles hay seguimientos diarios”, explican.

“Estamos al borde de abismo, si no hubiésemos hecho esto, todo el sistema privado estaría al borde de la saturación. Si no se restringen la circulación de personas, vamos a tener graves problemas en muy pocas horas. Estamos a más del 90% de ocupación”, agregan.

Los sanatorios Güemes, Galeno, Mitre, Anchorena, Naval, Santa Isabel, Osplad, Otamendi y los del SMG tienen una ocupación de casi el 100%. En algunos casos los pacientes tienen que esperar por camas y se están armando otras en sectores de pediatría.

También hubo un caso de fallecimiento por un paciente de covid-19 que no pudo hacer atendida por su obra social, luego de esperar la cama UTI por dos días.

Agregan que los hospitales como Penna, Argerich, Pirovano y Ramos tienen completas las guardias y con dificultad para poder trasladar a los pacientes. A eso también se suman los hospitales Fernández y Rivadavia.

Otro ejemplo de colapso sanitario es del Hospital Alemán, que tiene pacientes que no quieren ser derivados y que hace más de tres días que están en la guardia, atendidos desde un sillón y esperando una milagrosa cama UTI.

La titular del PAMI, Luana Volnovich, reconoció ayer que “no hay camas de terapia COVID para afiliados de PAMI en CABA” y que “estamos cerca del 100% de ocupación de camas de terapia en AMBA”.

“En PAMI estamos recibiendo 16 mil llamados a emergencias por día, cuando habitualmente son entre 5 mil y 6 mil. Trabajamos de manera articulada entre el Estado y el sector privado, pero es imprescindible tomar medidas rápidas porque el crecimiento de casos es muy alto”, explicó la funcionaria.

El Hospital Italiano, otro centro privado que no tiene cupo para las camas de terapia intensiva y que están internando a pacientes críticos en salas comunes. El Tornú, por su parte, tiene cerradas las salas de clínica y de neumonología, mientras que las camas UTI están al tope con un 40% de ocupación por pacientes con covid-19.

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!