¿Un traidor al frente de la Hidrovía?

Por estas horas se define en la de Casa Gobierno el remplazo del ministro de transporte Mario Meoni, trágicamente fallecido en un accidente de tránsito en la Ruta 7 el domingo pasado.

Dentro de los nombres que se analizan para ocupar la estratégica cartera se encuentra el del ex-diputado Diego Bossio.

“Sanguchito” Bossio, recordado por ser la cara visible de la fractura del bloque del Frente para la Victoria en la cámara baja, luego de la derrota de Daniel Scioli en las elecciones presidenciales de 2015, con el único objetivo de garantizarle “los votos” al mandatario neoliberal Mauricio Macri, para aprobar su impopular agenda política, se sumó a las filas del Frente de Todos a mediados del año 2019, de la mano del Presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

En su momento muchos especularon que “la traición” del ex-titular del ANSES al peronismo y la conducción de Cristina Fernández de Kirchner, se debió a una batería de prerrogativas negociadas con la administración macrista.

Hoy su nombre se encuentra en danza entre los posibles reemplazantes del fallecido Meoni, junto a los de Cecilia Moreau, Raúl Pérez o Malena Galmarini y el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta.

El cargo del ministro de transporte ha ganado relevancia en los últimos tiempos, si tenemos en cuenta el contexto de pandemia y las restricciones al movimiento de la población, y la negociación en danza por la concesión de la polémica hidrovía del Río Paraná.

Esta última se plantea como de importancia estratégica, dado que muchos sindican a estas rutas navegables como el epicentro del contrabando de granos en la República Argentina.

Desde sectores dentro del Frente de Todos se presiona para que el Estado vuelva a tomar el control de la Hidrovía, un millonario negocio que se encarga del dragado, balizamiento, mantenimiento y cobro de peaje de las vías navegables de los ríos de la Plata y Paraná, una de las principales vías de comercio interior y exterior del país y de salida de productos provenientes de Paraguay.

Demorada la nueva licitación por la pandemia de coronavirus, el Gobierno tenía decidido prorrogar la actual, en manos de la empresa luxemburguesa Jan de Nul, cuyo contrato vence el viernes próximo.

Sin embargo, la muerte del ministro de Transporte Mario Meoni, uno de los principales impulsores de mantener la Hidrovía en manos privadas, puso en suspenso esa decisión.

La sola mención de Bossio como posible candidato a ocupar la cartera, desató la ira de los adeptos del Frente de Todos en redes sociales:

Botón volver arriba
× Suscribite a nuestro WhatsApp