Elisa Carrió: “Podemos irnos de Juntos por el Cambio”

Tras los resultados electorales algo decepcionantes para la oposición, Elisa Carrio, jefa de la Coalición Cívica-ARI (uno del puñado de partidos nacionales que integran la alianza neoliberal Juntos por el Cambio) salió a hablar sobre la posibilidad de abandonar el espacio.

Ante la consulta de si “podrían irse de JxC si el Pro los maltrata”, la ex-disputada afirmó:

“No por el Pro. Hasta ahora tengo buen trato con todos. Hicimos de la generación una política. Siempre aceptamos las derrotas y las victorias como un paso. Se puede hacer política sin cargos.”

-Usted dice: “si hay maltrato, podemos irnos”. ¿Es una advertencia a los socios de JxC?

-Si hay un maltrato profundo, sí. Sobre todo, hablo por mí, no por el partido. La CC puede quedarse, pero yo voy a marcarlo: si me maltratan, la distancia será sideral. La gran cuestión de la Argentina es la cuestión moral. Lo que vivimos en el país es una violencia intrafamiliar, intrasocial e intrainstitucional, es decir, es un círculo de violencia. Lo que ha sucedido en estos días tiene un olor a SIDE impresionante. No sé quiénes son, pero vi a muchos de la SIDE operar en el 2001. Y el ataque a Clarín me hace acordar a episodios que he vivido.

-¿La unidad de JxC está garantizada?

-Si se resuelve la cuestión moral y el programa en términos racionales…La CC no tiene problemas, porque se lleva bien con todo el Pro o el radicalismo. No tengo problemas personales, sino problemas morales insalvables con algunas personas. Y eso es porque conozco la historia. Yo no estoy dispuesta a que se traicione la voluntad popular.

-¿A qué se refiere? ¿Hacer un acuerdo con el Gobierno sería “traicionar la voluntad popular”?

-No, no. Si el acuerdo es transparente, serio y racional, y está en el marco del Parlamento, es [Jürgen] Habermas. Hay que tener cuidado porque no hay fundamentos morales para el diálogo en la Argentina. Es decir, no hay gente honesta y sincera. Ahora, si hubiera una doble negociación, obviamente, lo vamos a denunciar. La sociedad debe tener claro que no vamos a convalidar ningún doble juego; juntos no es amontonados.

-¿Un “doble juego”?

-La política sabe muy bien qué es el doble juego. Las amistades por abajo y la apariencia por arriba. Son como los distintos partidos que manejan los clubes de fútbol. Finalmente, son todos amigos.

-¿No le hace ruido la amistad de Larreta, Ritondo o Gerardo Morales con Sergio Massa?

-Sí, pero es un problema moral de ellos, no mío. Ya tenemos procesado a [Julio, exfiscal de San Isidro] Novo, íntimo amigo de Massa, por encubrimiento del triple crimen de General Rodríguez. Y su otro íntimo amigo, [Claudio] Scapolan, que manejaba las fiscalías de Pilar, está procesado por ser jefe de una banda de narcotráfico. Ahora, yo puedo tener un amigo delincuente, pero no voy a negociar con él ni lo voy a hacer salir de la cárcel. ¿Está claro? Entonces, la verdad es que es una cuestión moral que la tienen que resolver ellos.

Botón volver arriba
× Suscribite a nuestro WhatsApp