Reserva Cognitiva: ¿por qué es tan importante para enfrentar una enfermedad neurológica?

La reserva cognitiva ha sido descripta por algunos investigadores y autores como la capacidad del cerebro para tolerar mejor los efectos de la patología asociada a la demencia, es decir, para soportar mayor cantidad de neuropatología antes de llegar los síntomas a manifestarse.

Se cree que está habilidad es el resultado de una capacidad innata, o bien de los efectos de las experiencias vividas, a lo largo de nuestro desarollo y experiencias laborales o estudiantiles.

En los últimos años tomó un particular interes ya que de confirmarse mayor evidencia a favor de este mecanismo, podría llegar a constituir un factor protector frente a la manifestación clínica de la enfermedad de Alzheimer.

La investigación sobre los efectos de la Reserva Cognitiva tomó especial lugar desde el “Estudio de las monjas” de David A. Snowdon. Quien llevó a cabo un estudio en universidad de Minnesota, cuyo objetivo era comprender el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento y a la enfermedad de Alzheimer.

La investigación empezó en 1986 con un grupo de 678 monjas de congregación de las Hermanas de Notre Dame en Baviera. Las participantes, tenían una edad promedio de 83 años, con condiciones físicas y mentales variadas y muchos años se habían desempeñado cómo maestras.

Los resultados del estudio arrojaron que actividades como la lectura, la escritura, mantener relaciones sociales y afectivas de forma activa, así como una alimentación adecuada eran factores que influían en el grado de rendimiento cognitivo que mostraban.

El caso destacado fue el de la hermana Bernadette quien, con una gran formación académica y sometida periódicamente a pruebas de memoria, no mostró síntomas de deterioro cognitivo y tras fallecer por un infarto su autopsia cerebral reflejó, un sustrato neuropatológico típico de enfermedad de Alzheimer de gran severidad.

Botón volver arriba
UNITE a nuestro canal Telegram