Por la crisis de energía en Europa las familias despiden a un clásico

La clásica vajilla marrón e “irrompible” que vistió las mesas, incluso argentinas, en los 80s y 90s Duralex no pudo sobrevivir a la crisis energética que atraviesa Europa.

La semana pasada la fábrica de cristalería francesa anunció el cierre su planta, desde el 1 de noviembre y por, en principio, cuatro meses. El fin de la empresa es preservar sus finanzas.

En condiciones normales, los precios en el modelo energético de la fabricación de vidrio podían representar entre un 5-7% de los costes energéticos de la facturación…ahora están en un 46% de nuestra facturación en energía”, explicó para una radio española el presidente de Duralex, José Luís Llacuna.

Los 250 empleados de la empresa situada en Orleans, Francia, iniciarán un paro y recibiran el equivalente al 95% de su salario. Este importe se logró por intervención del gobierno francés que apoya con medidas a las familias tras el aumento de la inflación.

Botón volver arriba
× Suscribite a nuestro WhatsApp