Brasilia: las hordas bolsonaristas destruyen obras de arte invaluables y piezas históricas irremplazables

Los miles de seguidores del exmandatario de Brasil Jair Bolsonaro que invadieron este domingo el Palacio del Planalto, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema), en Brasilia, provocaron cuantiosos daños, algunos de ellos irreparables, teniendo en cuenta el carácter histórico y arquitectónico de los edificios diseñados por el famoso arquitecto Oscar Niemeyer.

Dentro de los predios de los tres poderes, muebles y obras de arte fueron destruidos, según se pudo ver en la cobertura de medios locales, así como en material audiovisual publicado en redes sociales.

En un video publicado en la red social Twitter, un manifestante sostenía una puerta del despacho de uno de los integrantes del STF y titular del Tribunal Superior Electoral (TSE), Alexandre de Moraes, uno de los principales destinatarios de los insultos y críticas de Bolsonaro.

En otros videos, filmados dentro del STF, se veían manifestantes utilizando parte del histórico mobiliario, con un siglo de antigüedad para romper las ventanas de vidrio del predio.

La misma escena se repitió en el Palacio del Planalto, sede del gobierno federal, según fotos publicadas por el portal de noticias G1, del grupo O Globo.

Parte los muebles, principalmente sillas, yacían a los costados de la rampa por donde subió Luiz Inácio Lula da Silva el domingo para que le colocaran la faja presidencial.

Los manifestantes también dañaron importantes obras de arte para la cultura brasileña.

Uno de ellos fue “Araguaia”, un vitral de Marianne Peretti, 1977, que se encuentra en la sala verde de la Cámara de Representantes, informó el diario Folha de San Pablo.

En el Planalto, el lienzo “Duas Mulatas”, pintado en 1962 por Di Cavalcanti, fue agujereado por los golpistas.

Botón volver arriba
× Suscribite a nuestro WhatsApp