Píparo y su pareja vomitaban y tenían fuerte olor a alcohol declaró la policía

Los policías de la Comisaría 1ª de La Plata, a la que concurrieron Carolina Píparo y su marido, Juan Ignacio Buzali después de atropellar a los motociclistas, declararon bajo juramento que la legisladora y su esposo pidieron ir varias veces al baño, que allí vomitaron, que hubo que limpiar los vómitos y que ambos tenían un fuerte olor a alcohol.

El testimonio de los uniformados no sólo compromete a Píparo y Bruzali, sino también a los funcionarios del Municipio de La Plata, en especial al secretario de Seguridad, Darío Ganduglia, que no le hizo el test de alcoholemia a la pareja cuando correspondía.

Esto sumado al escándalo por la grotesca edición de los videos de las cámaras de seguridad presentados por el Municipio de La Plata para sostener el relato de la legisladora, habla de toda una cadena de aparente encubrimiento, por parte de los funcionarios macristas.

La fiscal María Eugenia Di Lorenzo investiga ahora, por un lado, el robo que sufrió Píparo; por otro lado, el atropellamiento posterior a los motociclistas, y ahora también una maniobra de encubrimiento que consistió en no hacerles la alcoholemia a Píparo y Buzzali y luego en concretar una manipulación de los videos.

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!