Valdes: “Los artistas ya no se encasillan en un solo género”

Por Malena Alvarez

Pancho y Eduardo son un dúo de hermanos cordobeses con mucho para transmitir, por eso es que juntos formaron Valdes. En una charla con Pancho se mencionó una canción nueva a la vuelta de la esquina, sus métodos para producir, las expectativas para el futuro cercano y la actualidad de la escena musical. 

En otras entrevistas hablaron de un tema próximo a salir con la chilena Dulce y Agraz, ¿qué podés contar de eso?

“Ya está grabado, ya está compuesto, y es un tema que en realidad hace mucho que viajamos a Chile, creo que como dos años. La conocimos allá, ella se sumó a cantar un tema con nosotros en un show, compusimos una canción allá y después con el tiempo nos quedó vieja, porque pasaron un montón de cosas en el medio. Y por primera vez decidimos hacer un plan distinto, que es que en vez de que un cantante o una cantante se sume a nuestra estética musical, hacer al revés: que ella nos proponga una estética musical y nosotros sumarnos a la propuesta de ella. Quedó un tema hermoso que ya está listo y lo vamos a sacar en breve”.

Fuera de las colaboraciones, ¿Cómo organizan la producción de los temas entre los dos? ¿Tienen las tareas divididas, o se va viendo?

“Por lo general mi hermano se encarga de la parte más musical y yo letras, eso a rasgos generales, pero últimamente estamos experimentando con bastantes cosas. Por ejemplo yo empiezo a cantar una melodía de la nada, con la letra y mi hermano me empieza a acompañar y creamos algún fragmento de una canción y después de ahí nace la canción entera. O mi hermano me trae beats y yo arriba de los beats empiezo a improvisar. Siempre lo primero que creo es el estribillo, y en base a eso creo el resto de la canción. Vamos probando, ahora estamos trabajando las canciones desnudas, así solo con guitarra y voz, con un productor acá de Córdoba que también es músico, de Telescopios. Y vamos probando, vamos colaborando con gente que nos tire su forma de pensar, sus ideas, y así se va gestando”.

Ustedes querían hacer una gira en el 2020 pero la pandemia les cambió los planes. ¿Qué esperan del 2021?

“Era enero y ya teníamos la agenda del 2020 armada hasta diciembre, todo el año teníamos, se nos cayó absolutamente todo. Teníamos un festival en Perú que se llama hermoso ruido, íbamos a volver a Chile como todos los años, obviamente presentar nuestro nuevo disco Postal que ya estaba casi listo en todas las provincias donde siempre vamos, sobre todo hacer presentaciones fuertes en Córdoba y Buenos Aires. Era la primera vez que teníamos armado con tanta antelación todo el año, toda la agenda. Y bueno, obviamente pasaron cosas, así que el 2021 lo estamos tomando muy tranquilo. Vamos haciendo calificaciones a corto plazo. Por lo pronto, tuvimos el fin de semana pasado el primer show después de un año acá en Córdoba, hicimos doble función, salió hermoso. Y ahora el 12 tocamos en Rosario y el 14 en Buenos Aires, de a poquito vamos armando, con un mes de antelación, porque no sabemos qué va a pasar. Hay mucha incertidumbre, entonces como que estamos ahí, viendo qué va a pasar. Lo tomamos mucho más chill, estamos tranquilos, vamos de a poco, porque no sabemos todavía qué va a pasar en 2021”.

Claro, hace poquito anunciaron que el 14 de febrero tocan en Buenos Aires el día de los enamorados, ¿será una fecha del amor?

“Alguito vamos a inventar seguramente, algún condimento extra por ese día especial, capaz algo con Hipnótica, que es la banda con la que tocamos, una banda muy amiga de toda la vida, de acá de Córdoba”.

Anteriormente dijeron que “el concepto de género ya caducó porque sectoriza demasiado y hoy la música va por otro lado”. ¿Cómo llegaron a esa conclusión?

“Es como un paradigma nuevo de esta época, que los artistas ya no se encasillan en un solo género. Tenés a un artista de trap que de repente te tira un tema de reggaetón o una balada más tranquila. Para mí lo importante es la canción. Antes los públicos se dividían por géneros, tenías a los que les gustaba el pop y seguían a la mayoría de bandas de pop, y hoy en día lo que tenés es como micro públicos con micro segmentaciones de artistas. Cada artista tiene su micro gente, eso lo podés ver en las redes inclusive. Me pasa que estoy en Instagram y de repente me aparece un trapero que no sé ni quién es, tiene un montón de seguidores, un montón de éxito, le va re bien, y uno no sabe quién es. Hay un montón de artistas nuevos, antes como que estaba todo mucho más centralizado, los medios, la exposición del artista y todo, es como que se sectorizaba todo más grande, era todo más masivo. Entonces el género ya no tiene tanta importancia en general sino más bien el artista, qué música hace o cómo hace la música”.

¿Qué es lo que menos les gusta de lo que hacen?

“Lo que menos me gusta uno tiene que aprender a hacerlo sí o sí hoy en día, todo lo que está por debajo del escenario. La logística, aprender a vender el proyecto, las reuniones que tienen que ver con la planificación de cómo y cuándo sacar los temas. Todo eso a mí me aburre y no me gusta, pero uno tiene que estar ahí y tiene que laburarlo y hacerlo sí o sí. Yo soy músico y me encontré con la música arriba del escenario, mi pasión por la música es un poco mezclada con lo actoral, yo me paro en el escenario con el micrófono y siento que interpreto las canciones más actoralmente y ahí es donde realmente me encuentro. Y obviamente entiendo que para llegar a ese momento, que el proceso esté bueno, que haya gente viéndote y podamos vivir de esto, hay que aprender a hacer todo lo otro. Pero lo que más me cuesta es toda la logística extra musical”.

Botón volver arriba
× ¡Suscribite a nuestro WhatsApp!