Martín Pugliese: “Les Luthiers fueron como unos de los grandes motivadores de por qué estoy acá”

Por: Pablo Lancone
Por: Pablo Lancone

El actor y standapero charló con “Noticias en red” sobre cómo está afrontando la pandemia, el humor en la Argentina y su nuevo show “Pugliese es Sinatra, una voz al final del túnel”, que presenta por streaming.


– ¿Cómo estás vos, a tanto tiempo de esta vida nueva que estamos teniendo?– Creo que esta segunda parte me agarra un poco más acostumbrado al cambio, y con menos miedo. Y sí con mucho cansancio, hartazgo, lo que le pasa a la mayoría de la gente. Entendiendo siempre que estoy es una cosa incontrolable, sobre la cual no podemos hacer más de lo muchísimo que estamos haciendo. A parte de entender eso, también haciéndome presente en el fastidio, lo que le pasa a la mayoría. A quienes más allá del miedo y los cuidados, tenemos la necesidad de trabajar para poder vivir. Puedo separar las dos cosas. Puedo estar enojado y entender que no nos queda otra.


– Al fin y al cabo, “empatía”, una palabra que a tantos le huelga.– Hay que tener mucho equilibrio y mucho cuidado. Y también mucho respeto por los sentimientos y frustraciones individuales, sabiendo que es una situación colectiva, que nos agarra a todos. Y no menospreciar el enojo de ciertas personas. No siempre se puede tener la conciencia colectiva como muy alerta. Va más allá de algunos casos puntuales extremos. Hay que tener muchos cuidados a la hora de gobernar por Whatsapp. El equilibrio tiene que ver con escuchar un poco más la diversidad de opiniones. En lo particular me agarra mejor preparado porque no estoy con la angustia o miedo del año anterior, donde todo era muy indefinido, no había ninguna letra escrita. No sabíamos qué ni cuánto esperar.


– No teníamos una vacuna, por ejemplo.– Creo que hay un poco más de esperanza, a pesar del cansancio. Los que tenemos padres grandes, ahí semi vacunados, es como que están un poquito más protegidos.


– ¿Qué te salvó en esos días más oscuros? ¿En qué o quienes te refugiaste?– En principio, la familia. Sobre todo en los primeros días, el núcleo más pequeño. En mi caso tengo dos hijos y a Flor, que es mi compañera, y la verdad que fue muy muy fuerte ahí. Después se abrió un poquito más el plano a hermanos, a algunos primos, en cuanto a comunicaciones, pero sobre todo el núcleo familiar tenía que reorganizarse, y fue como volver a la cueva. Ahí banco a los que se vieron en soledad porque no me imagino cómo habrá sido eso. Nosotros teníamos acciones directas todos los días, incluso en ese primer mes de encierro total, y de cero actividades, estábamos como bien organizados para divertirnos y pasarla lo mejor posible, más allá de los problemas que tienen cualquiera.


– Y para alguien que hacía muchos shows presenciales, ¿cómo fue volcar todo al streaming?– Me gustó mucho la experiencia porque aprendí un montón. Primero intensifiqué mi contacto con las personas a través de las redes, me sentí mucho más cómodo cada vez. Y en cuanto a los streamings que hice fue muy lindo. Me acuerdo el primero porque fue como un volver a vivir. Habían pasado tres meses de encierro absoluto y largué el primero, con material nuevo, y estaba como muy feliz. Me dio mucho aire. Y ahora la experiencia teatral, haber vuelvo y después hacer la versión virtual, es algo más que sirve.


– Hacer reír en estos tiempos difíciles, gran misión.– La gente, en general, hasta tanto no se abrieron las primeras restricciones, necesitó esa pata que le dan las personas que tienen un toque de humor o entretenimiento dentro de lo que hacen. Me parece que estuvo bueno eso.

Hay que tener muchos cuidados a la hora de gobernar por Whatsapp


– Antes de las nuevas restricciones pudiste volver a pisar un escenario porteño como lo es el de Paseo La Plaza. ¿Cómo fueron esos sentimientos?– Preparar el show para hacerlo en vivo fue un placer. Y volver al teatro y con la gente fue como si lo hubiese hecho ayer, por un lado, y después el volver a adaptarme. Primero la sala fue al 30 por ciento, toda la gente con barbijo, sentada de a dos, con espacios, y a la segunda o tercera semana ya estaba super adaptado a ese formato. La respuesta inmediata del público se hace necesaria. La sensación del público en vivo ahí, más allá que no tenga ninguna acción directa, se vibra. Y en la comedia es gráfico. Me acostumbré a esa nueva modalidad en muy poco tiempo. Después fue la sala al 50 por ciento hasta lo último. Me dio mucha felicidad.


– El espectáculo del que estamos hablando es “Pugliese es Sinatra, una voz al final del túnel”. ¿Lo tenías escrito antes de la pandemia?– Se iba a estrenar como el 14 de marzo de 2020, y justo vinieron los cierres. En pandemia se redefinió. A mi me sirvió el horizonte de la vuelta para mejor el espectáculo como a mi me gusta. Es un proceso que suelo hacer durante las primeras funciones, pero esta vez la pandemia me dio esa oportunidad para redefinir el concepto, mejorar las hipótesis centrales del show.


– ¿De qué trata la obra? Que mientras seguimos con estas restricciones podemos ver por streaming con entradas por Plateanet?  – Es el show que habla sobre qué nos está permitido soñar y a dónde vamos a poder depositar ese sueño, y de qué depende. Que el sueño a veces parece algo individual pero que está impulsado por o postergado por fuerzas mayores. ¿Qué pasa cuando ellas operan todo el tiempo contra tus deseos? El contexto es el de cuatro crisis argentinas. La primer es la que toca Palito Ortega con Sinatra, por eso el nombre. Y después las crisis que atraviesan a mi familia, y a muchos. El mandato familiar antiguo de poner la plata en ladrillos porque es la mejor forma de ahorrar. Y las crisis de los años 1981, 1989, 2001 y 2018. Son las que toca este show sin hablar directamente de ninguna de ellas sino atravesados por estos mandatos que tenemos que cumplir, o queremos cumplir y se nos hace muy difícil.


– Bien argentina, bien identificable.– Absolutamente. Y si se da la casualidad que vivís en el Conurbano bonaerense, más todavía.


– ¿A vos qué o quienes te hacen reír?– Mucho los “Monty Python”. Cuando los descubrí me volvieron loco. Los sigo viendo y me sorprendo con algunas cosas que no conozco. “Les Luthiers” fueron como unos de los grandes motivadores de por qué estoy acá. Y comediantes colegas de acá, los buenos, todos. En cuanto a series, voy a recomendar una que se llama “Arrested Development” y es un estilo de humor que me parece fantástico. Woody Allen me ha hecho reír mucho, su forma de escribir y pensar los chistes.


– Y a vos, a la hora de escribir, ¿qué te inspira?– No me gusta la observación directa sobre la realidad, de manera inmediata. Jamás fue mi fuerte y mi interés. Tiene que atravesarme con algo a mi para que yo tenga ganas de hacer chistes sobre eso. Cuando me refiero al tema de noticias del día, si los hago, me reconozco como muy igual a todos, como que podría ser uno más. Mi distinción está en otro lado. Está en ver cómo tematizar la realidad o atravesar algunos momentos que no tienen que ver con la noticia diaria sino con la temática que estaba debajo y no la podemos ver. Me tomo más tiempo en analizarlo. Determinado tipo de sujeto que va apareciendo en las sociedades, y poder reflejar eso, es lo que más me divierte.

El show habla sobre que nos esta permitido soñar


– ¿Todo esto lo podemos aprender en tus cursos?– El primero que arranca en mayo es dar a las personas que se inscriben las primeras herramientas para poder hacer stand up. Y teniendo en cuenta que tengo experiencias dando cursos para comediantes que ya tienen su primer material, lo que voy a hacer en este caso, que es la primera vez que doy un inicial, es no cometer el error que quiera que cometan conmigo, ir de a poco mostrando que lo que tiene de maravilloso es stand up, es que uno descubra la manera de hacerlo que te lleve al éxito. Es difícil encontrar un estilo en el primer curso, no pretendo eso tampoco. También doy con Flor D´Agostino, mi compañera, un curso para comediantes que ya están iniciados en la materia y la manejan. Toda esta información está en www.martinpugliese.com, más fácil y más directo por ahí.

Botón volver arriba
× Suscribite a nuestro WhatsApp