Preocupa la salud de Carmen Barbieri

Luego de ausentarse en el día de ayer de su programa “Mañanísima”, la conductora explicó por qué estuvo en cama los últimos tres días.

Este jueves a la mañana Carmen Barbieri volvió a hacerse presente en su ciclo en Ciudad Magazine y contó cómo sigue su estado de salud, y por qué creyó que estaba teniendo un ACV.

“Volví, estoy viva… ¡qué cagazo me pegué!”, relató ni bien comenzó su programa, para luego recordar cuando el 12 de diciembre se cayó en la calle paseando a su perro y debió ser operada porque se dislocó uno de sus hombros.

“Cuando me caí el dolor fue insoportable y escuchen bien lo que les voy a decir, es un consejo porque me pasó a mí: el lunes a la noche entré en convulsión y atiné a llamar a Penca, que vive relativamente cerca, vino, llamó a la ambulancia y me empezaron a preguntar qué había tomado”, comentó Carmen.

Continuando con su relato, la conductora contó que en su conversación con el médico le dijo que “hace diez días que estoy tomando tramadol, un calmante, porque era insoportable el dolor del brazo y tenía que trabajar, entonces todos los días me tomaba uno (de esos) como quien toma una aspirina, y eso es un derivado de morfina’”.

“Juntaba el calmante con el antiinflamatorio, más dos gotitas de rivotril o somit que a veces tomo a la noche para dormir cuando estoy muy arriba», y aclaró: “Todo estaba bien recetado pero yo me medicaba mal porque el tramadol era para tomar durante una semana, no todos los días, sino de vez en cuando si tenía mucho dolor, y yo tomé todos los días”.

Según la actriz fueron “varias cajas” de tramadol las que tomó desde su salida del quirófano, cuando le pusieron el hombro en su lugar.

“Me dolía el brazo y tomaba… se ve que eso se acumuló en mi cuerpo e hizo unas revoluciones. ¡¡¡Les juro que pensé que me moría!!!”, continuó aclarando sobre los síntomas y la llevaron a pensar que podría estar sufriendo un ACV.

Para finalizar, expresó: “No estoy sola pero me di cuenta lo difícil que es vivir sola porque es bárbaro, nadie te pregunta a dónde fuiste, nadie entra a tu casa, pero cuando te enfermás o te agarra algo como lo que me pasó a mí, que fueron convulsiones, mirá si no llegaba (a llamar) a Penca…”.



Botón volver arriba
× Suscribite a nuestro WhatsApp